Sólo sé que no sé nada, y estoy un paso adelante de ti al saber que no sé nada, porque sé algo: que no sé nada; mientras tu inventas cosas para poder dar una explicación.
Socrates (via ericktronico)
(Reblogged from ericktronico)
Definitivamente no sé que va a ser de mi si no me hago rico en los primeros años de mi vida.
"Sin embargo, fingir felicidad sigue siendo la peor de las tristezas".
Te haría el amor una y otra vez, día y noche, lo suficiente para que todos en la luna se enteraran que eres mía.
(Reblogged from ericktronico)

¿En qué se parece un Cuervo a un Escritorio?

- Creo que he perdido totalmente la cabeza… dijo el Sombrerero, estaba angustiado y miraba a Alicia.

- Me temo que sí, estás totalmente loco, pero, ¿sabes algo? las mejores personas lo están. Dijo Alicia recordando las palabras de su padre.

Alicia en el país de las maravillas es un cuento que ha despertado reacciones en sus lectores desde su publicación, esto puede que sea debido a que abre un sin fin de posibilidades a la imaginación, sin embargo, si uno es observador, uno se dará cuenta que ciertos aspectos tienen una historia oculta, y en este caso (en mi opinión) triste. 

De todos los personajes en el cuento quizá el que despierte más interés sea el Sombrerero Loco, debido a que es extrovertido, irreverente, un ser libre, especial e indomable, aparentemente un ser feliz. Pero todo tiene una explicación ¿cierto? 

Resulta que entre el siglo XVIII y XIX la moda en Europa consistía en llevar un traje hecho a la medida junto con un sombrero de forma peculiar, característico de la familia a la que una persona pertenecía. Entre más grande el sombrero de copa mejor. La tecnología entonces no evitaba que el sombrero se malgastara así que los sastres de aquella época utilizaron vapor de mercurio para planchar el algodón, lo dejaba estático e impermeable, una maravilla. 

El problema seguía que al cabo de un par de años los vapores penetraban el sistema nervioso del sastre y realizaban -literalmente- un corto circuitos en las señales cerebrales haciendo que, en un principio, se dijeran malas palabras. Conforme la persona tuviera más y más contacto con los vapores de mercurio el daño se hacía más evidente. Hay registros de personas murieron debido a que llegaron a comer algodón, heces y cabello, otras que llegaron a cometer canibalismo. 

De ahí la famosa frase inglesa “Loco como un sombrerero” (Mad as a hatter), el diagnóstico conocido como eretismo mercurial se caracterizaba por trastornos psíquicos, depresión, crisis de llanto inmotivado, pérdida de memoria, insomnio e indiferencia por la vida, delirios y alucinaciones. Otra forma de manifestarse es la irritabilidad violenta en sus relaciones interpersonales.

Y entonces, ¿En qué se parece un cuervo a un escritorio? 

Realiza todo lo que quieras hacer, esfuérzate tanto que sólo tú sepas que entregaste todo de tu parte, para que así no tengas que agradecer a nadie de lo que serás en un futuro.

Sociedad y fútbol: los amantes eternos.

México, el país de los millones y millones amantes del fútbol. La sociedad se ha mantenida unida a ése deporte desde que Televisión Vía Satélite puso en operación sus satélites (valga la redundancia). Pero si la sociedad se pudiera ver en un espejo descubriría que de hecho no está viendo un partido de fútbol sino una telenovela, una obra de teatro bien montada, con sus malos, con sus buenos, con sus historias centrales y con finales felices que son la conclusión de equis número de gritos de orgasmo en coro, gol. 

Los intelectuales (publicaré de ellos más adelante) son esas personas que presumen no ser parte de ese experimento colectivo, que para ellos todo está mal, “porque en verdad está mal, todo se ha ido al carajo y la verdad es que nadie hace nada”, expresan mientras beben cerveza en promoción en lugares donde los de su tipo se reúnen, porque dentro de su raciocinio hay lugar para el amor pero no para cosas incoherentes como la fascinación con el fútbol. Se quejan del saqueo que el PRI está haciendo al país pero no hicieron nada en las elecciones e incluso presumen que en realidad anularon su voto y otros más que no acudieron a votar, tampoco salen a protestar, sólo repiten tres veces al día “odio el fútbol y que las personas se idioticen con la televisión”.

Pero en realidad no se dan cuenta que de alguna u otra forma son parte de esa enferma enajenación, vamos son parte de la sociedad. Siendo objetivos ¿Tendrán razón en criticar a la sociedad cada 4 años? Vamos a verlo de manera objetiva (quizá no tanto). 

Vivimos en una ciudad muy pequeña en relación al número de personas en ella, y las protestas nunca han dado resultados es un hecho, pero recordemos que como seres sociales nos da esperanza realizar cierta actividad en grupo (aunque se sepa desde un momento que no habrá resultados). Retomando el tema, ciudad pequeña problemas grandes; pedimos que las personas salgan a las calles con pancartas y con gritos a exigir que dejen el petróleo en paz, que no lo roben, que no hagan reformas porque la simple palabra reforma es mala, da miedo, porque representa un cambio. Como ésa que se hizo hace un par de años donde establece que Telmex ya no es el monopolio de la telefonía y que hoy en día podemos elegir el servicio que más nos convenga. 

Queremos que el mexicano salga a protestar, sin tomar en cuenta que son personas que tienen el horario más agotador del mundo, personas como tú y como yo, que pasamos 2hrs para ir todos los días al trabajo y otras 2hrs para regresar a casa con miedo a que nos asalten, mal dormidos hacemos nuestros deberes y todo esto por un sueldo que creemos es poco; entonces, visto desde este punto de vista, no es que no les interese el país o que les de igual que les roben su petróleo, quizá y sólo quizá están ocupados trabajando de 8am a 5pm, tan ocupados que no pueden demostrar su inconformidad en facebook o twitter, quizá su tiempo libre lo gasten viendo un partido que los entretiene un poco, que les hace olvidar que viven al día, que los intelectuales les digan ignorantes y que huelen mal cuando viajan en metro junto a ellos, y que ni se les acerquen porque les arruinan los trajes. 

Sólo hace falta leer un poco de psicología para darse cuenta que el intelectual no se quiere dar cuenta que méxico ha sido un país de fútbol y de hombres trabajadores desde hace años y años antes que él naciera, y que de no ser por esas personas que tanto detesta quizá ni trabajo tendría. Pues poco hay que leer para darse cuenta lo que buscan los intelectuales es atención que no les prestaron sus padres por estar viendo un partido, porque quizá llegaron demasiado tarde y cansados como para hablar con los hijos y decidieron mirar la tele. Recordemos que no hay peor trauma que la de un niño ignorado por sus padres. 

Más adelante hablaremos de los intelectuales y de las enfermedades de la sociedad.

Grand Theft Auto V

ericktronico:

He estado ausente un tiempo pero he regresado y vengo con mejores textos. Bueno este en específico es el análisis completo y definitivo del juego que, aunque no es del momento, sigue causando ruido en todo sentido. Trataré de que sea un análisis rápido y sin spoilers además de lo más objetivo posible.

Empezaré diciendo que desde que sale el trailer nos llenamos de alegría al ver que regresamos al estado de San Andreas; que CJ se encargó de conquistar en los años 90’s, sin embargo el estado aparece reacomodado y sin Las Venturas ni San Fierro. En lugar de eso nos ofrece Los Santos, el Monte Chiliad y el Gran Desierto de Senora y otros montes que realmente no merecen ser mencionados y hay una razón para ello (el Gordo y el del Raton son esos lugares). 

La serie GTA siempre nos acostumbró a tener espacios abiertos y quizá uno que otro Easter Egg que no eran tan obvios, es decir, había que investigar uno o dos minutos en internet para saber qué significaban. Soy un grande jugador de GTA desde el 1er juego por allá del 99 tuve la oportunidad de jugar el 1 y el 2 simultáneamente, quedé maravillado por las atrocidades que puedes hacer con la ciudad y eso que era un juego en 2D, ya en GTA III el mismo ambiente y modo de juego son un reto total y desde entonces he disfrutado ir y venir de cada rincón del mini universo del juego. Ustedes y yo hemos estado lo suficientemente aburridos como para ir a lugares que ni siquiera sabríamos que existen de no ser por el ocio y la curiosidad. ¿Para qué toda esta palabrería? Sencillo, GTA V no es excepción pero tiene muchos “peros”.

GTA V se desarrolla con tres personajes, cada uno presenta su propia personalidad, sus demonios y sus historias, lo cual es realmente asombroso ya que logran que se enlacen de manera decente. Las misiones en sí son algo tontas, recuerdan a GTA 1, salvo un par, te apuesto que no recuerdas todas (cosa que sí pasa con GTA SA). Pero no es la historia ni las misiones lo que no nos llena de este juego sino más bien el lugar de dónde se dan cada una de ellas. Con un espacio demasiado grande y fácil de explotar, la historia se desenvuelve en sólo dos lugares: Sandy Shores y Los Santos, es decir el mismo monte Chiliad solo es visitado un par de veces y quizá la quinta sea para observar OVNIS y hasta ahí. Lo mismo con los ríos, lagos y lagunas. Porque hasta los “paquetes ocultos” se encuentran en zonas obvias y recurridas. 

La historia y los personajes: En sí GTA V es una maravilla de juego, lo es, pero se queda corto a lo que pudo dar, tan sólo si hubieran metido un par personajes como The Truth o El Burro de los Diablos. Los robos y la planeación de ellos son geniales y de hecho emocionantes. Las carreras dejan qué desear ya que son pocas y sólo ocurren en la ciudad o en los mismo lugares en la montaña. Los rampages son una maravilla y la verdad es que todos disfrutamos matando a alguno de los objetivos (personalmente a los hipsters, a los cholos y a los soldados). A mi parecer hizo falta un poco más de acción. 

Los extras: como el internet y el Snapmatic se disfrutan mucho, la radio deja de ser interactiva, se limitan a decir “buenos días/tardes/noches” así que después de un par de horas de juego incluso hasta te atreves a escuchar la estación que menos escucharías en la vida real (en mi caso Radio Los Santos) ya que las canciones, que son pocas, se repiten una y otra vez. Las piezas de nave espacial, las cartas de Leonora J (la Black Dahlia), las partes de submariano y los desperdicios nucleares te entretienen suficiente. Me hubiese gustado que pudieras entrar a tus propiedades así como que cada una tuviera su propia misión para que rinda más y más frutos como en Vice City. Con las acciones podemos hacernos inmensamente ricos pero no hay un tutorial más allá de “compra barato vende caro”. En sí los extras están a la altura del juego.

Si bien GTA Online nos permite explorar y explotar todo el mapa entero con nuestro crew, carece de historia y si no tienes las armas necesarias estarás rodeado en un tanque de tiburones. Por lo que puede resultar tedioso al inicio pero después de unos niveles todo se pone interesante y muy divertido. 

En conclusión, GTA V es un juego que merece ser premiado por todo el esfuerzo y todos y cada uno de los detalles que los desarrolladores pusieron en esa gran isla llena de maniáticos y neuróticos.

(Reblogged from ericktronico)

Cuerpo sano, mente ¿sana? - Extremos y puntos de vista

La sociedad vive un punto de quiebre importante, por un lado tenemos una tendencia hacia el consumo de productos orgánicos y del otro la introducción a productos con más conservadores. 

La obesidad por un lado ya representa un problema grave, las personas que la padecen rara vez se informan de los verdaderos peligros que conlleva. Psicológicamente las personas gorditas sufren lo que se llama Trastorno de atracón usualmente tienen una aparente buena autoestima y  una ligera imagen de ellos mismos, en otras palabras, son narcisistas. Estas personas llegaron a este punto por llenar un vacío afectivo, familiar o de conyugue, aunque se han dado casos en que es de grado laboral. Si bien la psicología puede ayudarlos a calmar sus demonios internos, es decisión personal el querer tener un cuerpo sano. 

Caso contrario tenemos en las personas que acuden al gimnasio de manera muy frecuente, personas enamoradas de cuerpos con músculos marcados, aficionadas al dolor en alguna región del cuerpo sin algún fin razonable tienen como motivación un trauma de inferioridad que los hace caer en trastornos obsesivos. Evidencia de esto es la necesidad de enterar a sus amistades cercanas que irán a ejercitarse, la ingesta de hormonas para acelerar el crecimiento de músculos y el rechazo a cuerpos no estéticos.

Ambos casos llevan consigo riesgos importantes a la salud, la ingesta de hormonas produce una feria de químicos en el sistema endocrino y en algunos casos ocasionan pequeños tumores en el hígado y osteoporosis que se desarrollan incluso después de 5 años de haberse dejado de tomar. 

El tratamiento para ambos casos es tan fácil como mirarse al espejo e imaginar el aspecto que hace sentir bien al individuo, la terapia debe estar acompañada de motivaciones. Si bien el indice de masa corporal se limita a ser una guía, puede ayudar a tener un fin en mente, el peso perfecto es el que hace sentir bien, feliz y sin ninguna inseguridad a la persona. Aceptarse tal cual eres y amar hasta tus “defectos” pues forman parte de ti.